jueves, 8 de marzo de 2012

"Obama no ha aprendido la lección de Iraq". Entrevista a Nazanín Amirian.






En el mes de diciembre, escuchando el programa "Hoy por Hoy" de la Cadena Ser, Carles Francino decidió entrevistar en directo a Nazanin Amirian, escritora, traductora y politóloga iraní residente en España desde 1983, que imparte clases en la Universidad de Barcelona y que frecuentemente publica artículos en varios diarios y Webs. 


Al periodista le interesaba conocer el planteamiento de Nazanin con respecto a un posible incremento de la beligerancia contra su país, Irán, justo en el momento en que comenzaba a incrementarse la presión hacia el régimen de Ahmadineyad por su amenaza de cerrar el estrecho de Ormuz, por el que circula el 40% del petróleo de todo el mundo. 


Siempre tuve la sensación de que sus respuestas, claras, concisas, no resultaron del todo agradables para el periodista. Tal vez me equivoque pero, en cualquier caso, no coincidían en absoluto con la línea editorial del medio. Esta entrevista de radio la podéis escuchar aquí: 
http://www.cadenaser.com/actualidad/audios/va-haber-ataque-militar-iran/csrcsrpor/20120109csrcsr_12/Aes/


El caso es que, interesado por sus opiniones, decidí ponerme en contacto con ella para que me respondiera a unas preguntas genéricas sobre el tema, con el objeto de colgarlas en este Blog para que los lectores tuvieran la oportunidad de conocerlas, de tener otro punto de vista, mucho más informado que el que pueda ofrecer yo en cualquiera de mis post, y completamente heterodoxo si entendemos por ortodoxia la brutal campaña de acoso mediático al régimen de Siria, en una línea muy similar al que tuvo Libia hace un año o Iraq hace ya nueve. 


Nazanín ha sido muy generosa en sus respuestas, se lo agradezco muchísimo y, por eso, publicaré esta entrevista en dos partes. 





1- ¿Cómo valoras una hipotética intervención en Siria?

"El plan de EEUU-Israel para hacerse con el control de Siria ha sido elaborado desde el  2006, y sobre un caldo de cultivo hecho por la propia dictadura corrupta de la familia Assad. El objetivo es eliminar lo que el último obstáculo al dominio total de la OTAN sobre el levante mediterráneo. Las protestas cívicas democráticas están siendo utilizadas por el Pentágono que temeroso de que la suma de las reformas ya iniciadas, el rechazo de la población a la intervención extranjera y el ascenso de los fundamentalistas islámicos (en un país multiconfesional) rebaje el nivel de las protestas, está acelerando la operación fin de Assad, a pesar de que la oposición, fragmentada, aun no es una alternativa viable. En este fraude, juegan un papel importante Turquía -brazo oriental de la OTAN- Arabia Saudi y Catar, que están armando a cientos de muyahedines, viejos mercenarios de las guerras de Afganistán, Chechenia y Libia, quienes estallan coches bombas, provocan un conflicto civil -al estilo de Líbano en los 80-, bajo el disfraz de una guerra santa suní contra los herejes chiitas alauitas. Por otro lado, las tropas de Estados Unidos desplegadas en la frontera jordana-siria y la base Incirlik de Turquía preparan la “zona de exclusión aérea”, a pesar de la amenaza de los misiles rusos.

El doble veto de Moscú y Pekín a las sanciones del Consejo de Seguridad, preludio de una intervención militar a la que se oponen, demuestra la importancia de Siria en el tablero euroasiático. China necesita la paz para vender sus productos y considera que el ataque a Siria desestabilizará toda la región, y es un paso más hacia la agresión a Irán, su proveedor de petróleo. Para la Rusia de Putin, Damasco no solo es su único aliado árabe y su acceso al Mediterráneo oriental, sino también el lugar donde puede demostrar su capacidad de recuperar la influencia “soviética” en tablero mundial tras perder a Libia.  Además, Moscu teme la entrada de Turquía en esta zona, preludio de su expansión hacia el Cáucaso, región turquíca de Rusia.

Escenario complejo que no descarta un golpe de Estado. El fundador del Ejército de Liberación Siria, el coronel Husein Harmush exiliado en Turquía, ha sido ejecutado después de que, según la prensa asiática, unos oficiales turcos, tras drogarle, le entregasen a Damasco canjeado con varios militantes del PKK. Otro militar, el general Habib Mahmud, Ministro de Defensa, “murió de infarto” en 2011, y su compañero Ghazi Kanan ministrodel Interior “se suicidó” en 2005. La CIA y el MI6 mantienen los viejos contactos que establecieron con los militares y los agentes del Mukhaberat sirios cuando luchaban juntos contra el “terrorismo islámico”.

Los Hermanos Musulmanes, que gracias a EEUU y Turquía y la Liga Árabe y para gran disgusto de Israel y las minorías religiosas cada vez son más fuertes, han rechazado la oferta de entrar en el gobierno. Siria ya es post Assad. Incluso su protegido Hamás le ha abandonado, trasladando su sede a Catar. Hasta se niega a organizar manifestaciones de apoyo en Gaza.



La inestabilidad de Siria afectará al Líbano, Jordania, Israel, Palestina e Irán.

Una intervención imperialista causará miles de vidas, y un gobierno instalado por las potencias extranjeras y gestionado por la ultraderecha religiosa nunca será democrático ni independiente.

La suerte de la rebelión democrática siria, secuestrada y aplastada, ya se decide en los oscuros sótanos, y va en camino de convertirse en un peligroso conflicto internacional.

2- ¿Qué opinión te merece el gobierno de Al Asad?

Desconozco la situación interna de Siria y las políticas económicas y sociales de Asad. Sin duda debe de haber un caldo de cultivo importante para que las potencias extranjeras hayan podido convertir unas protestas pacíficas en una guerra civil canalizada.

3- ¿Qué importancia tiene Israel en el cambio de estrategia de Estados Unidos, poniendo su punto de mira de forma cada vez más agresiva en Irán?

La estrategia de Barak Obama de desligar la política exterior de EEUU en Oriente Próximo de la agenda israelí ha fracasado. Ahora arrastra a su país a una guerra con Irán que no deseaba. Creía, y así lo decía durante la campaña electoral del 2008, que la hegemonía mundial de EEUU pasa por la contención activa de China (de allí su insistencia en aumentar el número de las tropas en Afganistán, país fronterizo con aquel gigante), y no desgastar el ejército en guerras locales. Ha sucumbido a las presiones de Netanyahu, de los jeques saudíes, de las empresas armamentísticas y también a su propia ambición, pues, para repetir el mandato necesita el apoyo del lobby pro israelí, que a cambio le exige acabar con Irán, en el cumplimiento total de la Doctrina Doble Contención (Dual Containment Policy): tumbar a Irak e Irán como potencias a beneficio de Israel. ¿Sigue el consejo de Sara Palin que le sugirió lanzar una guerra contra Irán para ganar las elecciones, cuando perdió los comicios del noviembre del 2010? Es cierto que la República Islámica tampoco le facilitó una salida: despreció la oferta de diálogo (Obama llegó a felicitar la reelección del presidente Ahmadineyad en el junio del 2009, a pesar de las masivas protestas contra el fraude electoral), y en vez de aprovechar la influencia que tiene en Irak, Afganistán y Palestina para imponer la paz, o utilizar la diplomacia y los foros internacionales para sumar aliados hizo todo lo contrario; por si fuera poco le pidió lo imposible -repudiar a Israel- como señal de la buena voluntad.

El “carismático” Presidente puede lanzar la bomba atómica sobre la nación iraní, sin que le tiemble el pulso. Ya bombardeó a miles de civiles en Yemen, Afganistán, Pakistán o Libia sin mancharse y salió indemne ante una opinión pública anestesiada, que vuelve a caer en la trampa de inexistentes “armas de destrucción masiva”. El embajador chino ante la ONU, Li Baodong, ha advertido al director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica Yukiya Amano, de que deje de fabricar “pruebas sin fundamento” para justificar un ataque contra Irán.

Obama no ha aprendido la lección de Irak: el precio de eliminar a un rival de Israel en la zona y bañar en oro negro al gobierno “petrolero” de Bush fue que EEUU perdió a un valioso colaborador, Saddam Husein. Teherán también demostró con su cooperación en las guerras de Irak y Afganistán que, sin convertirse en un aliado, puede dejar de ser un adversario. Incluso, más allá de las palabrerías, los ayatolás han sido capaces de vivir en la coexistencia pacífica con todos los vecinos, incluido el Estado judío.

Hasta Bush impidió, en 2008, un ataque israelí a Irán. Algo sabe el jefe del Mossad, Tamir Pardo cuando afirma que “un Irán nuclear no amenaza necesariamente la existencia de Israel”. Lo que sí podrá amenazarle será la ilusión de “éxito” de los primeros ataques.

La Decisión final del asunto iraní pasa por el embargo de su petroleo, de cuya renta depende el 65% del presupuesto del Estado. Y a pesar de la lluvia de armas que cae en Oriente Próximo, la orgía de la industria militar de EEUU no estimula la economía, como antaño, por avances tecnológicos en la producción.

China intenta minimizar sus pérdidas y quedarse en el “triángulo petrolero” (Golfo Pérsico-Mar Negro-Caspio). Washington, después de expulsarle de Sudan y de Libia, intenta cortarle el petroleo iraní (su tercer suministrador tras Arabia y Angola), hacerle dependiente de la compañías occidentales, y de paso, suspender su suculento negocio con Irán que asciende a 29 mil millones de dólares, sin contar las concesiones de la explotación de campos petrolíferos, o el proyecto de construir siete refinerías.

Por otro lado, el avance de los comunistas en la ex Unión Soviética, acelera el cerco de la OTAN a Rusia, ahora desde Irán (si cae), lo mismo que un día soñó Hitler.

Se reactiva el Plan del Teatro Iraní a Corto Plazo (Iran Theater Near Term, TIRANNT), gestado en 2003, en el que se había identificado cientos de objetivos para bombardear, y también arrancar la provincia petrolífera de Juzestán, en las orillas del Pérsico.

Catástrofe humana, medioambiental y crisis energética, sin que se oiga “No a la guerra”.


(...)
*Sobre el papel y los propósitos de Turquía con respecto a Siria, Wikileaks ha publicado recientemente un documento que resulta significativo, y que se puede consultar traducido en 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada